20091016

con granito y hormigón, hacia un espacio menos humano.

En la pequeña ciudad de Ribeira, en Coruña, Galicia, el espacio público no se piensa para su utilización, no se piensa en cómo se utiliza, ni si quiera se piensa en que se vaya a utilizar. Simplemente se piensa en cemento y piedra. ¿Verde? ¿Qué es eso? Sólo una mera forma de dar trabajo a los jardineros municipales. No interesa.
Plazas que nunca debieron modificarse son modificadas, una y otra vez, hasta la total destrucción de la original, una plaza que fue creada mediante la tradición y la costumbre que adquiría un ayuntamiento en desarrollo y su ciudadanía.
Este es el ejemplo de la plaza Otero Goyanes, la plaza de la iglesia, en la que la tierra para jugar a las canicas, la hierba, los parterres, los arboles, incluso los viejos azahares, y los cómodos bancos preexistentes han, finalmente, perdido la batalla frente al monstruo del Plan-E y la falta de racionalidad urbanística.

Y no es el único ejemplo en Ribeira. Aunque sí del que hoy toca hablar. Sus anteriores árboles que nos daban una agradable sombra en verano, así como la cruz de piedra “en homenaje a los caídos” en donde jugábamos, han terminado desapareciendo en pro de una gran explanada de granito. Cierto es, que cuando levantaron la plaza que mi niñez conoció con divertidas experiencias en pandilla apareció un suelo anterior, de grandes losas de piedra, al estilo de la zona vieja de Santiago de Compostela, pero eso no cambió el proyecto inicial, no modificó su verdadero fin, sólo le cambió el color y le añadió un sabor de antigüedad a preservar. De patrimonio. Una mentira.
La verdad, es que no se esperaban encontrar una piedra que no hace más que conseguirles una burda justificación para la creación de, otra vez, un espacio vacío. Vació de habitabilidad, vacío de naturaleza, vacío de versatilidad, vacío de comodidades, en definitiva, vacío de humanidad.

2 comentarios:

Irene E.R. dijo...

Pues sí, la verdad es que es sosísima y no creo que valga para nada.¿En serio ni siquiera van a poner bancos?

En Villagarcía también tenemos ejemplos de "hormigonitis" que en mi humilde opinión son horribles.

A.P.Regueira dijo...

No está acabada, pero seguramente acaben poniendole dos bancos o tres.
Sinembargo eso no le dará humanidad a la plaza, si no un sitio en donde sentarse a ver nada.

Estube hablando con gente mayor de la plaza, y en sus cuatro grandes reformas siempre fue a peor. Una pena, la verdad. Intentaré buscar imágenes de las plazas anteriores.