20091226

porque la gente lo quiere, lo desea, lo pide. The Berg.

"Mientras que grandes y ricas urbes de todo el mundo sondean los límites de la arquitectura edificando gigantescos hoteles con formas fantásticas, erigiendo altísimos rascacielos para oficinas y construyendo templos filarmónicos que parecen flotar sobre el agua, Berlín quiere tener una montaña."Así comienza el manifiesto del arquitecto alemán Jakob Tigges en el que reflexiona sobre el futuro uso de la parcela ocupada actualmente por el obsoleto aeropuerto de Tempelhof, en la ciudad de Berlín.


Este joven arquitecto, de 35 años, responde con esta, en principio, disparatada propuesta al concurso convocado por las autoridades berlinesas para el futuro uso de la céntrica parcela. Su proyecto no pasó primer filtro de la convocatoria ya que el arquitecto nunca se ajustó a las rígidas y típicas, bases del concurso. Nunca pretendió por tanto que su proyecto llegase a realizarse, si no alzar la voz en contra de la creación en masa de más y más complejos residenciales con viviendas vacías que solo favorece a los bolsillos de unos pocos. Tampoco pretendió que su grito llegase a los oídos de la gente, sin embargo una broma del azar hizo que un economista del "Süddenutsche Zeitung" conociese el proyecto y se lo mandase a sus amigos de otros periódicos. Al día siguiente el mundo conocía The Berg.


En el centro de Berlín se alza ahora una montaña de más de 1000 metros de altura, cubierta de nieve entre los meses de Septiembre y Marzo. Con Estación de esquí, rutas de senderismo, diversos paradores, y con distintas cotas de flora y fauna, esta gran montaña vive, a pesar de los rígidos y obsoletos organismos de obras públicas de la ciudad, en la mente de todos los berlineses y de miles de personas a lo largo y ancho del mundo, incluido el autor de esta web.Desde este blog ofrezco mi más sincero apoyo a esta no tan irrealizable idea, una idea que no es más que el reflejo de lo que la ciudadanía necesita, de lo que en realidad quiere, de lo que en el fondo desea. Esto es, un espacio donde querer vivir. Un lugar donde sea agradable estar. Una montaña.Y digo no tan irrealizable pues unos ingenieros australianos anónimos, con trabajos similares ya realizados en Dubái se han puesto en contacto con el arquitecto para ofrecer sus servicios en caso necesario asegurando además que la montaña podría estar terminada en unos 12 años aproximadamente.

Ahora bien, la gran utopía del hombre está ahí, posible, y dejando por tanto de ser utopía en caso de que el gobierno berlinés lo considere oportuno. ¿Se hará realidad este sueño? ¿Se alzará The Berg sobre la gran llanura europea? Si no lo hace en la realidad seguro que lo hará por siempre en la imaginación de los berlineses y el resto del mundo. Bravo Sr. Tigges.
Y aprovecho para invitaros a formar parte de la montaña mediante su página del facebook, como ya lo han hecho más de 4000 personas.

No hay comentarios: