20081228

"deseño galego"

Galicia tiene estilo propio, un estilo que nace en una España dictatorial, autárquica y de subsistencia, que obliga al pueblo a buscarse la vida.
El labrador gallego busca la funcionalidad en los materiales que posee y los que se encuentran a su alcance, tanto físico como económico. Esto se junta, además, en una preocupación cero por el aspecto estético que paradójicamente crea sus propio estilo y una estética claramente identificable.
Piedra, ladrillo, madera, "Uralita"*, cemento, plástico, aluminio, acero. Variedad de materiales y sin fin de posibilidades formales en una mezcla aleatoria de formas y texturas.
Feísmo rural. Así lo llamamos, entre avergonzados y orgullosos, los gallegos.

El metálico de una cama sirve perfectamente como puerta para un terreno, así como una bañera en mal estado hace la función de abrevadero para el ganado. Un par de hileras de bloques de hormigón hacen, de una forma no menos que dudosamente acertada, que la altura de un antiguo muro de piedra de mampostería sea la que su dueño ahora desea. Postes de la luz, de madera o de hormigón, adornan un estrecho y recientemente asfaltado camino de carro de vacas ahora usado por vehículos en ambos sentidos. Una puerta de chapa con la pintura blanca cayendo a causa del óxido es la entrada a una gran finca en la que se encuentra un majestuoso hórreo de granito rosa Porriño que tiene a su lado un logrado cercado de madera, redes de pesca, postes de cemento y ladrillo que guarda a las gallinas de zorros y martas.
Así es nuestro estilo, y así será, por mucho que las casas rurales se disfracen con lujosos materiales que imitan vejez y repicados muros de piedra dejándolos cara vista con el cemento encintado en ocre.

En el fondo de mi romántico corazoncito deseo que nunca se pierda esa extraña costumbre de tapar una ya no tan humilde casita de piedra de cantería con azulejos de colores chillones, y de colocarle esas tan desacertadas y toscas carpinterías de PVC blancas.

¡Algo tendrán que fotografiar los turistas extranjeros, procedentes de esas organizadas y regularizadas urbes europeas, cuando visiten "el agro" gallego! Y si además les arrebatamos una sonrisa de sus serias caras calvinistas, ¡mejor que mejor!
Viva la arquitectura rural gallega.
Por que Galicia, aún en la dejadez, “é calidade”.

*Uralita = marca comercial de fibrocemento

2 comentarios:

Alejandro dijo...

Me parece un artículo muy bien respaldado con esas foticos tan bonicas de nuestro amado paisaje rural.Estoy de acuerdo con la opinión del autor, aunque le tenga que corregir alguna k otra falta.Pero nos debemos quedar con el mensaje y no con la forma.Feismo rural? O quizás funcionalismo rural? Puede que los gallegos tengamos menos desarrollado el gusto por la estetica, pero tenemos siempre en mente el gusto por la funcionalidad. Si no, de que serviría un vaso de los materiales más preciados, hecho por el mejor de los artesanos; si no sirve para beber? Primero que funcione, despues ya lo haremos "bonito".FIN. JAJAJAJAJAJAJAJAJ.
P.D. enhorabuena por el blog y saludos de Alex.

Marulov Kahn dijo...

Este tipo de comentarios son los que necesita todo blog.
Gracias por tu aportación.
Un cordial saludo y un abrazo.